Acuinuga. Acuicultura y Nutrición de Galicia

Novedades

01-04-14 |

Iniciativa mundial por la sostenibilidad en el cultivo del salmón

El salmón es posiblemente la especie más representativa del éxito mundial de la acuicultura, cuyo cultivo desde los años 70 hasta la actualidad ha convertido lo que antiguamente era un artículo de lujo en un alimento cotidiano y seguro, con presencia en la mayoría de cartas y menús. El consumo de salmón procedente de la acuicultura se ha triplicado desde los años 80, afianzándose como alimento valorado por los consumidores por su excelente relación calidad-precio, lo que explica su popularidad en los principales mercados mundiales.

Desde el punto de vista productivo, la acuicultura del salmón, con más de 2,4 millones de toneladas producidas anualmente y un valor de facturación de 4.500 millones de euros, representa el sistema de producción animal con mayor crecimiento en la actualidad.

El desarrollo de la industria del salmón ha tenido lugar principalmente en Europa, Estados Unidos y Japón. Una reciente iniciativa que engloba a los principales productores de estas tres áreas, reconoce la importancia de implantar una estrategia que asegure la sostenibilidad en la producción acuícola del salmón, con especial énfasis en los procesos de certificación, bioseguridad y control de las materias primas utilizadas en la producción de piensos para la alimentación de esta especie.

La Global Salmon Initiative (www.globalsalmoninitiative.org) agrupa a los principales productores acuícolas de Canadá, Chile, Escocia, Irlanda, Islas Faroe y Noruega, y cuenta con la participación de organismos como el World Wildlife Fund (WWF) y las Naciones Unidas, a través de la FAO (Food and Agricultural Organization). El programa de trabajo considera la presentación de informes regulares por parte de los asociados y su difusión de acuerdo a prácticas de transparencia, utilizándose como indicadores de sostenibilidad el consumo de piensos y materias primas, la frecuencia anual de escapes, la capacidad de carga, el impacto medioambiental, la monitorización de enfermedades, la transferencia de parásitos, el impacto social sobre las comunidades locales y la creación y calidad del empleo derivado de esta actividad.